Tratamiento de la sangre o regeneración de tejidos

Nuestro conocimiento básico de los mecanismos biológicos de cicatrización de tejidos blandos y duros ha aumentado exponencialmente en los últimos años.

 

Los avances en los protocolos autólogos de concentrados plaquetarios, afectan profundamente la forma en que tratamos a los pacientes de hoy.

 

Gracias a estos avances podemos ahora introducir un nuevo nivel de opciones de tratamiento para nuestra práctica diaria … desde procedimientos periodontales hasta regeneración de defectos óseos e incluso la propia oseintegración.

Tratamiento de osenintegración

Cuando un paciente decide colocarse implantes dentales, y con el fin de que se produzca una correcta osteointegración, se han de tener varios aspectos en cuenta:

Comprobar la estructura ósea

Debido a la falta de una pieza, el hueso dental pierde su estímulo natural y comienza a reabsorberse.

Por ello, es fundamental que el implantólogo compruebe que no se haya producido una disminución de la estructura ósea.

 

En el caso de que se haya producido, será necesario realizar un injerto de hueso que asegure el buen anclaje del implante en el hueso natural del paciente.

De no ser así, el tornillo de titanio no podrá contar con una sujeción correcta.

Verificar la cantidad de espacio disponible

Cuando se produce la extracción de una pieza dental, el espacio que deja la raíz que antes ocupaba esa pieza, es diferente según el diente.


Mientras que un canino únicamente cuenta con una raíz, un molar puede tener hasta tres.


Por eso, cuando hay que colocar un implante dental en el hueco previamente ocupado por una muela, es necesario esperar a que parte del hueso se regenere.
De este modo, el profesional se asegura de que la osteointegración se producirá sin problemas una vez se coloque el implante.

Comprobar que no haya infecciones

Es posible que una persona necesite un implante debido a la extracción de un diente que presentaba algún tipo de infección. En tal caso, habrá que limpiar toda la zona infectada para evitar que se produzcan inconvenientes durante la osteointegración y que el implante pueda fracasar.

Determinar el tamaño, tipo y posición exacta del futuro implante

Al igual que la experiencia del implantólogo, es esencial contar con una tecnología adecuada para que la cirugía sea precisa. Con el fin de obtener la máxima información posible antes de la intervención, el doctor realiza un TAC en 3D. Para los casos en los que se van a colocar más de dos implantes, suele recomendarse la técnica de la cirugía guiada por ordenador. Así, la operación se planifica virtualmente combinando la información del TAC con el resultado de un escáner 3D.

Conocer el historial clínico del paciente

Saber qué medicamentos toma la persona, sus posibles alergias o enfermedades previas resulta esencial para el buen desarrollo de los tratamientos dentales.

 

La osteointegración de un implante dental supone la unión duradera del tornillo de titanio con el hueso natural del paciente

 

Dependiendo de las circunstancias individuales de cada paciente, el implantólogo podrá recetar la ingesta de algún fármaco o antibiótico que evite complicaciones en los implantes durante el proceso de osteointegración.

 

Una vez comprobado que se presentan las condiciones óptimas para la intervención, se colocará el implante dental en el lugar que ocupaba la pieza perdida y comenzará el proceso de osteointegración.

×

Hola!

Haz click en uno de los contactos para empezar su consulta.

× ¿Cómo puedo ayudarte?